Genere excedentes de energía con paneles solares

Con el aumento de los costes de la energía, cada vez son más los hogares que recurren al «autoconsumo» de la energía solar. Es una solución muy conveniente y económica para la autosuficiencia eléctrica a largo plazo.

También es bueno para el planeta, ya que genera energía 100% limpia.

¿Qué es el autoconsumo?

El autoconsumo es una forma de producir tu propia electricidad para consumo personal en tu propia casa. En el caso del autoconsumo solar fotovoltaico, la energía es generada por paneles solares.

Aprovechar la energía solar es una opción cada vez más común, ya que la tendencia es avanzar hacia la energía verde, sin necesidad de explotar recursos naturales no renovables como el carbón o el petróleo.

La solución es muy popular en España ya que en nuestro país tenemos aproximadamente 300 días de sol de 365, lo que supone una producción de energía casi ininterrumpida durante todo el año.

Además, tenemos una alta irradiación solar, lo que hace que la capacidad de producción sea mayor en comparación con otras zonas de Europa, por ejemplo, Alemania u Holanda, donde el autoconsumo residencial tiene una penetración mucho mayor que en España, a pesar de tener muchas menos horas de sol.

¿Cómo funciona el autoconsumo eléctrico solar?

El funcionamiento de las instalaciones de autoconsumo puede parecer complicado al principio, pero una vez que conozcas todos los detalles, verás que una de las ventajas del autoconsumo es su sencillez.

En primer lugar, hablamos de la energía del sol, que se transforma en energía eléctrica por medio de paneles solares.

La corriente continua producida es convertida en corriente alterna por el inversor solar. Esta energía se utiliza para el autoabastecimiento de la casa.

Para entender mejor cómo funciona el autoconsumo eléctrico fotovoltaico, es necesario conocer qué tipos existen.

Tipos de autoconsumo solar

Existen varios tipos de autoconsumo solar, dependiendo de la ubicación donde se instale el sistema o de si está conectado a la red o no.

Estos se detallan a continuación.

Residencial conectado o aislado

El autoconsumo residencial se divide en autoconsumo conectado a la red y autoconsumo aislado (también conocido como aislado).

También podemos hablar de autoconsumo con o sin excedentes vertidos a la red.

En el caso de autoconsumo conectado a red, la instalación dispondrá de dos conexiones: una al sistema eléctrico de la vivienda y otra a la red de distribución, titularidad de una compañía eléctrica.

El autoconsumo aislado, por su parte, supone una desconexión total de la red de distribución. Esta segunda opción implica que, si no hay baterías ni almacenamiento de energía, la casa no tendrá electricidad.

Además, las baterías a menudo no son suficientes y en estos casos se necesitará un generador eléctrico. Todo esto supone una mayor inversión para el cliente y un mayor riesgo para el cliente de quedarse sin electricidad, en lugar de estar conectado a la red.

¿Y qué pasa con el excedente de energía que se produce en estas dos situaciones?

En el caso del autoconsumo conectado, la energía puede ser revertida a la red, obteniendo una compensación por el excedente. Si la instalación está aislada, la energía puede almacenarse en baterías y el propietario de la instalación puede disponer de ella en cualquier momento.

Dependiendo de las necesidades y de lo que busque cada propietario, se puede elegir uno u otro.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en periodos de baja producción fotovoltaica, la energía almacenada puede no ser suficiente para abastecer la vivienda. Es por ello que recomendamos mantener la casa conectada a la red eléctrica.

También es posible optar por un sistema conectado a la red sin compensación de excedentes, pero esta opción no ayuda a maximizar la rentabilidad del sistema.

El concepto de compensación de excedentes se explicará con más detalle más adelante.

 

Autoconsumo individual o compartido

Si hablamos de tipos de instalaciones de autoconsumo, también cabe mencionar que estas pueden ser de uso individual o de uso compartido.

El autoconsumo compartido, como su propio nombre indica, es cuando varias viviendas o una comunidad de vecinos están conectadas a una misma instalación.

Este tipo de instalación es menos común ya que medir el consumo de cada vivienda es complicado.

En comunidades de vecinos donde hay un sistema instalado, se suele utilizar para zonas comunes como los pasillos del edificio, garajes o motores para la piscina, mientras que el autoconsumo individual es el que abastece a las viviendas unifamiliares.

 

Industrial o comercial

Esta forma de generación de energía no solo se limita a las residencias. El autoconsumo industrial es una opción que cada vez más empresas se plantean. Su funcionamiento sigue siendo el mismo y, al igual que en el caso del residencial, las empresas se benefician del ahorro en sus facturas.

Las instalaciones fotovoltaicas para empresas se diferencian de las instalaciones residenciales principalmente en los siguientes aspectos:

  • El tamaño, que suele ser mucho más grande
  • Consumo de energía
  • Las horas en las que se consume energía tienden a ser durante el día, a diferencia de una residencia donde se crean patrones de consumo de energía a lo largo del día.

¿Qué es el mecanismo de compensación simplificado?

En el régimen económico previsto, en el suministro de autoconsumo con excedentes, el productor puede vender los excedentes de energía o utilizar el mecanismo de compensación simplificado.

Este último es un mecanismo diseñado para que los pequeños consumidores renovables de hasta 100 kW puedan compensar la energía consumida a través de la red con los excedentes de energía que no consumen en un momento dado. Este mecanismo permite el consumo diferido durante el periodo de facturación de la energía generada.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse al mecanismo de compensación simplificada?

Aquellos consumidores que pueden acogerse al mecanismo de compensación simplificada son elegibles:

  • Estén asociados a instalaciones de producción cuya capacidad no supere los 100 kW.
  • La generación es de origen renovable.
  • A las plantas de producción no se les ha concedido un régimen retributivo adicional o específico.

Los elementos de un sistema de autoconsumo solar

Ahora que ya sabes qué es, cómo funciona y cuáles son los tipos de instalaciones de autoconsumo , no deja de ser útil repasar los elementos que componen estos sistemas.

Hay 4 elementos básicos:

  • Los paneles solares
  • El inversor solar
  • La estructura de apoyo
  • El cableado

Sin ellos, el sistema de autoconsumo no se puede poner en marcha.

Además de esto, también se pueden incluir otros elementos como optimizadores de potencia, contadores de energía o baterías de almacenamiento.

También puedes optar por incluir dispositivos como cargadores de coches eléctricos. Vamos a detallar los elementos clave para la instalación: placas solares e inversores.

Compensación de excedentes

Además de las subvenciones que se pueden obtener para el sistema fotovoltaico, la compensación de excedentes también se suma a la rentabilidad del autoconsumo.

La compensación de excedentes es un beneficio que solo se puede obtener en el caso de sistemas de autoconsumo conectados a la red.

En la práctica, el excedente que produce un sistema pero no consume se inyecta en la red eléctrica y se compensa por ello. En general, no es la parte importante del ahorro, como sí lo es el autoconsumo. El vertido del excedente puede representar entre el 10 y el 15 por ciento del ahorro total.

Tenga en cuenta que la compensación de excedentes no es un negocio.

Sobredimensionar el sistema no te ayudará a ahorrar más en tu factura de electricidad.

Las compañías eléctricas compensan el kWh inyectado a la red hasta que la parte variable de la factura llega a 0. Después de eso, la energía se descargará de forma gratuita.

Es muy importante tener un sistema bien dimensionado para tener la mayor rentabilidad posible. Además, el precio al que se compra el kWh no es el mismo que el precio de venta. Normalmente, esta compensación es de alrededor de 0,06 € por kWh para otras empresas, pero aquí en Energy Nordic, te compensamos con la tarifa de mercado del precio dado por tu distribuidor por kWh para asegurarnos de que obtengas la mejor tarifa por la energía que produces.

A partir de nuestros precios recientes en septiembre/octubre de 2022, el consumo excedente de nuestros clientes se sitúa en una media de 0,09 € por kWh.*

*Tenga en cuenta que esta no es una tarifa fija, se basa en un promedio del precio de mercado para la compensación de excedentes solares para nuestros clientes en España en septiembre/octubre con residencias con instalaciones de autoconsumo registradas, como siempre, los precios están sujetos a variar.

Deja una respuesta

My Page

Login here - User access
If you want to consult bills before September 2020, contact us through: